Martina Rubio Pérez-Sevilla

PRESENTACIÓN

BIOGRAFÍA

Fecha de Nacimiento: 12 de noviembre de 1908

Fecha de Fallecimiento: 22 de enero de 2013

Aunque Martina nos dejó en abril de 2013, siempre nos quedará y tendremos estos recuerdos que nos transmitió una mañana de marzo de 2012.
Arnedana de 103 años, la cuarta de cinco hermanos de familia de labradores y ganaderos de vacas de leche. Martina se muestra serena, espontánea y jovial al repasar sus recuerdos y anécdotas de su larga trayectoria de vida. Sus apodos "borrascas" y "mairrosa" por parte de madre y "tetona" por parte de madre.

Rememora su asistencia hasta los trece o catorce años en la escuela de Doña Antonina, cómo ayudaba a sus padres en el cuidado y venta de leche, luego de alpargatera con unas vecinas que veía en su calle, como se le daba bien su madre decía "toda la semana he comprao con lo que ha ganao la chiquilla", sin embargo como le gustaba más coser, se puso de modista cosiendo para sus familiares y con la máquina pequeña al costao, iba de casa en casa haciendo arreglos y tomando medidas.

Interesantes son la varias anécdotas de su existencia con la que nos ilustra sobre las tareas diarias, bailes y fiestas, comidas, ... de la vida diaria de las mujeres jóvenes de su generación, a través de las cuales y entre líneas se desprende la dureza de los trabajos, la estructura de clases sociales,... Una vez casi se la lleva la crecida estando lavando en el río, cómo hacía el jabón y arreglaba el de sus vecinas, la moda de poner aceite en el pelo o cómo el baile era lo que más quería incluso alguna vez iba al Casino y al sacarla a bailar les decía a los que la sacaban a bailar, "que son los artesanos ... iguales o peor que yo"
Aunque tenía otros pretendientes se decidió por el cuñado de su hermana, José "pues veía que me quería y que yo le gustaba" y se dijo "ya soy mayor, tenía más de veinte años y estaba sin novio y con madre..." enseguida se casaron y tuvieron seis hijos aunque sólo le viven cinco.
Nos cuenta su boda recordando con claridad el traje y hasta la camisa que se hizo ella misma, el banquete y de su largo viaje de novios, no se le olvida el funicular de San Sebastián.
De gran interés es escucharla referir la solidaridad entre mujeres en la crianza de hijos ajenos. Martina se muestra orgullosa de haber amamantado a sus hijos biológicos y a otros "hijos de teta" cuyas madres no podían. Hay que escucharla el amamantamiento a otro chiquillo, los tragitos a varios, y el mandato de su marido de "que no se te ocurra más traer hijos ajenos a casa" puesto que se les coge mucho cariño y luego se van...
Demuestra la fuerza de su carácter en los momentos decisivos de su vida, su capacidad de arriesgar, de organización, buena administradora...como cuando decide junto a su amiga Cándida la compra de una vivienda para ambas "era mejor comprar toda pa las dos...".
Se siente feliz y orgullosa de su familia y la ha sabido mantener unida gracias a su capacidad de escuchar y transmitir buenos consejos. Martina falleció este año 2013.

Fecha entrevista: 23 de marzo de 2012.