Antonio Rubio García

PRESENTACIÓN

CONSEJO

BIOGRAFÍA

Fecha de Nacimiento: 14 de junio de 1927

Hombre sencillo del campo de carácter abierto, avispado, alegre, pensamiento positivo y  expresiones pícaras. Conocedor de dichos, refranes y cantares que entremezcla en su relato y al que todos los arnedanos conocen por el nombre de su padre “Polinar”. Nacido en la calle Collado, aunque pronto se trasladaron a la casa de su abuela en la calle La Cilla; casa mala como todas.

Hijo de Apolinar que iba al campo a jornal y de Carmen García Martínez lavandera; tuvieron 9 hijos muchos de los cuales fallecieron. Interesante escucharle la adopción de su hermana Felisa en Pamplona.

Aunque fue poco tiempo a la escuela recuerda que ya por travieso con su amigo “el Bartolo” los despacharon a los dos por quitarle la toca a una monja en el afán infantil de saber lo que llevaban debajo. Más tarde fue a la escuela con D. Santos y por la noche con el Florencio “el curro”.

Ya huérfano de padre, con 9 años le sacaron de la escuela "pa ganar con el tío Hucha” 1, 25 pts al día por hacer "recaos" a los alpargateros. Y luego como el mismo dice se tuvo que “tirar pa uno y pautro pal campo”, aunque puede presumir de que nunca tuvo que ir a la plaza a por jornales. Con 18 años ya subía a la sierra a segar. Así con su trozo de tierra, la venta de sus “frutos” en la plaza, sus conocimientos para injertar …le han hecho poder ampliar sus campos comprando tierra y sacar adelante a sus cuatro hijos.

Atrae escucharle las muchas anécdotas y peripecias, según el “perjuicios” de juventud, casi siempre compartidas con su amigo el “Bartolo”, de monaguillo, su accidente en las sillas voladoras,  en el campo con las cerezas, a tomar vino a las bodegas, el toro ensogao y las 1000 pts…

Sugestivo escucharle las diferentes anécdotas de vida en la que se entremezclan las situaciones de picaresca de supervivencia y festividad; como su madre le daba pocas perras por fiestas le quitaba una carga de uvas y la vendía al “perdicasas”. También su burro le valía y le sacó de muchos apuros pues ganaba perras echándole a burros y yeguas…, dramáticas y de resistencia como la estancia de su padre en la cárcel, el estallido de la guerra civil…que por el transcurrir de los años los recuerda con la suavidad de los logros conseguidos.

Su noviazgo, como hombre del campo allí comenzó y puede parecerse al inicio de un cuento: “Yo tenía un corro en francos y ella subía con la carga y como me gustaba le subía la carga” y así después de un año de noviazgo se casaron. Ella viuda con dos hijos pequeños y otros dos más que tuvieron ampliando así su familia.

Como una parte de su generación su vida es un cúmulo de experiencias de supervivencia, trabajo y poca formación académica que si sabiduría. Adquirida por su resistencia, tenacidad en las diferentes actividades que le han tocado vivir. Su narración aporta una parte de la historia, de la educación social de un individuo, la historia de la formación del sistema de valores de una época reciente.

Fecha entrevista: 13 de diciembre de 2013